Empecemos por el principio: ¿Cómo hablar de introducir el BDSM con tu pareja?

En este artículo nos centraremos en esa primera conversación y debate sobre el BDSM, así que no te preocupes por sacar los juguetes sexuales todavía.

Introducción al BDSM

Primero, expliquemos qué significa BDSM:

El hecho de que quieras explorar el BDSM no significa que tengas que interesarte por todos los aspectos de este acrónimo tan variado. Una de las piedras angulares del kink es lo personalizable que es y cómo puedes hacer que se adapte a tus necesidades como pareja; no hay dos dinámicas iguales y a menudo no se parecen a las infames 50 sombras.

Para empezar, necesitas entender las tres partes más importantes del BDSM: Confianza, Consentimiento y Comunicación. Si tienes en cuenta estos puntos clave, explorar esta placentera práctica puede ser una de las formas más seguras de experimentar el sexo.

Confianza

NO PUEDES participar en actividades BDSM sin confianza. La confianza es el punto de partida sobre el que se construye toda interacción. Tener un vínculo con tu pareja es importante porque este tipo de relación puede ser compleja y, a veces, intensa. Por lo tanto, necesitas saber que tu otra mitad respetará tus límites.

Comunicación

Establecer el consentimiento requiere comunicación. Por eso, antes de plantearle a tu pareja la posibilidad de adentrarte en el mundo del kink, es importante que investigues por tu cuenta. Asegúrate de haber leído sobre lo que te interesa y descarta lo que no te interesa.

Cuando te sientas preparado, propón a tu pareja introducir el BDSM en vuestra relación. Sabemos que no es tan sencillo como iniciar una conversación, así que si te parece demasiado intenso, no te presiones para soltar que te gustaría que te azotaran durante la cena.Prueba a dejarle una nota pícara o a ver una película con escenas picantes y pregúntale si le interesa.

Consentimiento

Ahora que ya tienes clara la comunicación, puedes hablar del consentimiento.Para que el BDSM funcione, todos los implicados deben estar comprometidos, así que no te quedes a medias ni te sientas presionado. Mucha gente utiliza RACK y SSC como base del consentimiento, para saber que todas las partes implicadas están de acuerdo:

A partir de aquí, os toca a ti y a tu pareja repasar lo que os gustaría hacer. Utiliza RACK y SSC para repasar cualquier laguna de conocimiento, despejar cualquier duda que tengáis y establecer las directrices de cómo serán las escenas.

Empecemos poco a poco

Ya has hablado de tus intereses con tu amante y quiere charlar sobre ello.La siguiente parte es la más importante para asegurarte de que pasáis un rato divertido y seguro juntos.

Analiza tus deseos, necesidades y lo que te gustaría conseguir explorando el BDSM.

  1. Esto es renegociable en CUALQUIER momento.
  2. Hablad de cualquier experiencia previa, ya sea BDSM o sexo vainilla.
  3. Habla de lo que te gusta, por ejemplo, juguetes, fantasías, manías conocidas.
  4. Exponed vuestras necesidades de cuidados posteriores y estableced una palabra de seguridad, verbal o no verbal. Vamos a hacer un artículo aparte dedicado a las palabras de seguridad, pero recomendamos el sistema del semáforo para los principiantes.

Al final del día, si habéis hablado a fondo sobre cómo funcionará el BDSM en vuestra relación, y tenéis el consentimiento bien informado y la confianza establecida, ¡entonces todo lo que queda es divertirse y sumergirse juntos!

Tanto si estás investigando por tu cuenta como si tu pareja te ha enviado este artículo para iniciar esa primera conversación, te deseamos buena suerte en tu exploración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secretos-Sensuales@2xRetina-color